Monasterio de la Santísima Trinidad de Santiago

Monasterio-sma-trinidad-clarisas

Monasterio de la Santísima Trinidad
Direcciòn: Calle Carmen N°876, Santiago de Chile.
Fono: 02 – 2222 3317
Mail: monasterioclarisascapuchinas@gmail.com – vocacionescaptrinidad@gmail.com

Nuestra raíz primera se remonta al siglo XII, en Italia con San Francisco y Santa Clara, de Asís, fundadores en 1211 de las Monjas Contemplativas “Las Hermanas Pobres de San Damián”.

Nuestra Madre Santa Clara escribió su propia “Regla” aprobada en 1253, primera y única escrita por una Monja. Sin embargo el Papa Inocencio IV impone una regla distinta para todos los Monasterios de Clarisas.

Después de tres Siglos una Dama Española Lorenza Longo, en 1535 funda en Nápoles Italia, un Monasterio de Contemplativas, tomando la Regla de la Madre Santa Clara, las Constituciones de Santa Coleta y la rigurosidad y acética de los Hermanos Franciscanos Capuchinos, debido a lo cual son conocidas como “Las Hermanas Clarisas Capuchinas”, surgiendo así “la Reforma Capuchina”, aprobada por el Pa pa Pablo III, con el nombre de “Monjas Clarisas Capuchinas de la Estricta Observancia”.

La vida ejemplar y virtuosa de las Hermanas, se esparce por toda Europa, siendo particularmente acogidas en España, puerta del Nuevo Mundo. En plena Colonización de América, las primeras seis Hermanas Capuchinas venidas de Toledo, llegaron a México, en 1666, después fueron requeridas por el Virreinato del Perú, haciéndose la solicitud a España, para fundar en Lima.

En Sevilla acogieron el llamado en 1710 cinco Monjas: Sor María Bernarda, Sor Josefa Victoria, Sor María Gertrudis, Sor María Rosa y Sor María Estefanía, esta ultima costándole incluso su vida, por lo largo y escabroso del viaje, los restos mortales de esta valiente y decidida Fundadora, se encuentran actualmente en un Monasterio de Hermanas Clarisas, en Buenos Aires Argentina ya que es allí precisamente donde llegan el 27 de Setiembre de 1712 tras el largo viaje en barco desde Europa. Se demoran 3 meses en cruzar la Cordillera de los Andes, en carreta. Al llegar a Chile, fueron tan bien recibidas por el pueblo y las autoridades y tan gran impresión causaron, que se unió al grupo de Monjas rumbo a Perú, Doña Agustina de Toro y Zambrano hermana de Don José de Toro y Zambrano, proveedor y Vicario de Santiago, el cual intercedió ante Doña Margarita Carrión Briones, que habiendo heredado una propiedad en Santiago, entre las calles Morandé, con Santa Rosa, hacía tiempo que deseaba destinarlo a un Monasterio de Contemplativas; anteriormente pidió el permiso al Rey de España Felipe V, lo que le fue negado, accedió entonces a volver a intentarlo, con el Rey Fernando VI, esta vez obtuvo la aprobación.

Quien preparo el viaje de las Fundadoras desde Lima fue el Virrey del Perú, preocupándose de proveerlas de lo necesario para el viaje, enviando Como Madre Abadesa a Sor María Bernarda una de las primeras Fundadoras Españolas, Vicaria Sor María Francisca, Maestra de Novicias Sor María Gregoria, Primera Tornera la Chilena, antes Doña Agustina, ahora Sor María Jacinta y Segunda Tornera Sor María Rosalía.

El 22 de Enero de 1727, las Fundadoras fueron recibidas con gran Solemnidad, en la Catedral de la Ciudad de Santiago, llegaron en procesión, con él Santísimo expuesto, escoltadas por un gran número de personas. En la Catedral cantaron El Te Deum, y luego fueron acompañadas a su Monasterio, por el Gobernador y su Señora, los Oidores y sus respectivas Señoras, las ordenes de Religiosos Hermanos Franciscanos, Dominicos y Hermanas Clarisas, más todo el Clero y mucho pueblo. Fueron dejadas en el Claustro por el Obispo, que dio por erigido el Monasterio de la Santísima Trinidad.

La fama de santidad y austeridad de las Hermanas Capuchinas, hizo que pronto más de 200 jóvenes ingresaran a formar parte de la Comunidad.

Después de dos Siglos, se vio la necesidad de alejarse del Centro de la Ciudad, Fundando un nuevo monasterio el 23 de enero del 1915, en Calle Carmen 876, donde residen las actuales Hermanas Capuchinas, continuando y haciendo presente el carisma Clareano- Franciscano.

Caracteriza a la Comunidad de Hermanas Capuchinas:

  • La vida Fraterna viviendo en comunidad, compartiendo como verdaderas Hermanas.
  • La oración Contemplativa, que mantenemos durante el día en todos los oficios que realizamos.
  •  El rezo asiduo del Breviario (7 Horas Litúrgicas) Laudes, Oficio de Lectura, Tercia, Sexta, Nona, Vísperas y Completas.
  • La pobreza legado de nuestros Santos Fundadores Clara y Francisco.
  •  La sencillez en el vestir, en el trato cercano y acogedor.
  •  La austeridad en los bienes necesarios y en las Celdas que habitamos.
  •  El trabajo como principal fuente de ingresos para nuestro mantenimiento.
  •  La humildad para recibir las limosnas y dones de quienes generosamente se acercan para regalarnos sus dadivas.
  • La alegría por haber encontrado el Tesoro oculto, nuestro Señor Jesús, el que da sentido a nuestras vidas.
  • Otras actividades que realizamos: Estudios comunitarios y particular, para enriquecer nuestra vida Espiritual, la recreación también necesaria para fortalecer los lazos fraternos.

Los trabajos que realizamos:

  • Hostias y Rosarios.
  •  Productos Artesanales:
    • Tortas, Chocolates, Pan de Pascua.
    • Licores Medicinales: Menta, Poleo, Manzanilla, Apio, Boldo, Cedrón.
    • Licores Frutales: Plátano, Damasco, Níspero, Frambuesa, Naranja, Café y Pétalos de Rosa y otros sabores.
    • Licores Frutos Secos: Nuez y Almendra.
  • Gotitas Medicinales de Hierbas:
    •  Depresión, Diabetes, Pies Fríos, Adelgazar, Presión, Dolor de Cabeza, Colesterol.
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone