Hermanos Capuchinos: Presencia en Chile

capuchinos-en-chile-3

La llegada oficial de los Capuchinos a Chile tuvo lugar el 23 de octubre de 1848, y está ligada a la evangelización de la región mapuche de la Araucanía. Desde los comienzos de la colonia, los españoles, y después, el gobierno chileno, trataron de dominar al pueblo mapuche, sin conseguirlo.

El gobierno veía en las misiones un medio para “integrar” o “pacificar” al pueblo mapuche. Lo que no habían podido hacer con las armas, querían hacerlo con la religión.

En la región de la Araucanía habían misionado los Jesuitas, hasta que fueron expulsados del país, en 1767. Quedaban los Franciscanos, pero estaban muy disminuidos debido a problemas de la independencia. Una gran mayoría de ellos eran realistas y tuvieron que abandonar el país.

En síntesis, las misiones de la Araucanía estaban en franca decadencia en la mitad del siglo pasado y el gobierno decide pedir ayuda.

El 23 de octubre de 1848 llegan los Capuchinos italianos. El presidente de entonces, Don Manuel Bulnes, a través de su ministro plenipotenciario en Roma, Don Ramón Luís Irarrázabal, acude a la Curia General de los Capuchinos solicitando misioneros para la Araucanía.

El 16 de febrero se firma el convenio, y pocos meses después se embarcan en Génova 12 Capuchinos italianos (al igual que el número de los Apóstoles), rumbo a Chile.

Tras cinco meses de penosa navegación, llegaron a Valparaíso y luego a Valdivia. Se les encomendaron las misiones de Araucanía Situadas al sur del Río Cautín.

En 1853 llegaron de Italia Cuarenta hermanos más. Además de reforzar las misiones de Araucanía, fundaron el convento de Santiago (1853), de Concepción (1855), Quillota (1856), La Serena (1857) y Valparaíso (1860). Estas tres últimas casas tuvieron poca duración debido a que no llegaron más Capuchinos de Italia.

Durante 50 años realizaron una heroica tarea misionera. Aprendieron la lengua Mapuche, abrieron colegios e internados en las estaciones misionales. Su tarea era muy difícil debido a la gran presión que el estado chileno ejercía sobre los mapuches.

Los problemas políticos que hubo en Italia la segunda mitad del siglo XIX influyeron para que ya no pudieran enviar más misioneros a Chile.

En vistas que de Italia ya no venían más hermanos, acudieron a España para ayuda en las misiones de Chile. En 1889 llegaron los Capuchinos españoles.

El año 1889 llegan los primeros 10 Capuchinos españoles, 5 hermanos no clérigos y 5 hermanos sacerdotes. No fueron directamente a la Araucanía ya que los obispos les invitaron a predicar misiones en el valle central de la región del Biobío. Causaron una gran impresión con su predicación.

Siguieron fundando conventos en Constitución (1900), Viña del Mar (1919), Arica y Linares (1956), Longaví (1960).

1896 LLEGAN LOS CAPUCHINOS DE BAVIERA, ALEMANIA

A fines del siglo pasado, en Araucanía, quedaban pocos capuchinos italianos, muchos Ancianos y otros enfermos y los españoles estaban atendiendo la zona norte, lo que urgía buscar misioneros en otra parte. Se conversa con los Capuchinos en Alemania y la Provincia de Baviera aceptó la invitación.

A principios de 1896, llegan a Valdivia los primeros Misioneros Alemanes, siendo recibido con inmensa recibidos con inmensa alegría por los Capuchinos Italianos que quedaban.

El año 1901, la provincia Capuchina de Baviera se hace cargo de la misión de Araucanía. Así fundan otros Colegios e internados.

La prefectura apostólica de de la Araucanía fue elevada a Vicariato Apostólico; el 5 de agosto de 1928 es consagrado el primer obispo, Monseñor Guido Beck de Ramberga, Capuchino.
Los hermanos alemanes han realizado una ingente tarea evangelizadora en la región, dando lo mejor de sus vidas por los mapuches. Recorrían la extensa zona a pié o a caballo, llegando hasta los rincones más abandonados.

Ente sus numerosas obras pastorales, se destacan:

  • La fundación del Magisterio Araucanía (1937), cooperativa de profesores cristianos que llevaron la educación hasta los rincones más apartados.
  • Fundación de la Congregación de las Hermanas Catequistas de Boroa (1928), para dedicarse a la catequesis y educación de los Mapuches en el campo.
  •  Fundación del Seminario “San Fidel” (1925) en San José de la Mariquina para la formación del Clero.
  • Junto a ellas hay muchas obras que podemos destacar, como: un diccionario de gramática mapuche, que escribió Fr. Félix de Augusta, la labor de Fr. Sebastián Englert, 30 años de párroco en Isla de Pascua, promotor de la cultura pascuense, escribió varios libros al respecto y creo el museo de Rapa Nui.

1955 LLEGAN LOS CAPUCHINOS HOLANDESES Y BELGAS

El año 1955 se crea la diócesis de Osorno, siendo su primer obispo el Capuchino Fr. Francisco Valdés Subercaseaux. Como apenas tenía Clero acudió a varias provincias europeas pidiendo la venida de los hermanos la nueva diócesis. Tres años más tarde llegaron los primeros los primeros misioneros venidos de Holanda. Se establecen en la zona rural de la costa, siendo sedes principales Quilacahuin y San Juan de la Costa.

Junto a la tarea pastoral de los capuchinos holandeses han realizado un gran aporte a la promoción cultural y social de la zona, especialmente a través de FREDER (Fundación Radio Escuela para el desarrollo Rural).

El año 1960 llegan 6 capuchinos de Bélgica estableciéndose en la ciudad de Osorno y apoyando también algunas comunidades rurales. Años después algunos de estos hermanos se trasladan a la zona industrial de Talcahuano.

Capucchinos 1

LOS PRIMEROS CAPUCHINOS CHILENOS

Desde que la Orden Capuchina llegó al país hubo una preocupación permanente por las vocaciones. Dos veces se trató de iniciar el noviciado: 1855 en Santiago y en 1890 en Los Ángeles. Ninguna de las dos resultó. Algunos misioneros pensaban que los chilenos por ser sensibles y afectuosos no eran aptos para este estilo de vida, que era austera y de penitencia.

El modelo de Capuchino, como en general de religiosos, era importado de Europa, sin tener en cuenta la idiosincrasia de cada lugar. La verdad es que pasaron más de 80 años de la llegada de los Capuchinos al país, hasta que hiciera su primera profesión un chileno. Este fue Fr. Francisco Valdés Subercaseaux, que más tarde fue el primer obispo de Osorno.

En 1929 se creó el seminario menor de Paine, donde se formaron muchos Capuchinos chilenos. Se Cerró en 1968, ya que no parecía conveniente que los adolescentes tuvieran un régimen de internado, lejos de su familia.

En 1941 siete jóvenes iniciaron su noviciado en Constitución, después siguieron la filosofía y teología en Los Ángeles. Por su parte en la Araucanía se abrió el noviciado en San José de la Mariquina, estudiando la filosofía y la teología en el seminario mayor de la misma ciudad.

En 1955 había más de 50 capuchinos Chilenos. A partir de 1971 todos los Capuchinos de Chile optaron por tener juntos la Formación Inicial, El noviciado estaba en Constitución y el Posnoviciado en San José de la Mariquina.

UNA SOLA PROVINCIA CAPUCHINA

El 15 de febrero de 1982 fue una fecha decisiva para nuestra Orden en Chile. Nos unimos en una sola provincia los hermanos que estábamos en el país: Alemanes, Españoles, holandeses, Belgas, Suizos y Chilenos.

¿Por qué nos unimos?
El evangelio que hemos prometido como forma de vida, tiene una dinámica de unión: “que todos sean uno, como Tú, Padre, en mí y yo en Ti”; además, como dice el refrán popular, “la unión hace la fuerza”. Los diferentes grupos de hermanos que vivíamos en Chile, nos necesitábamos mutuamente para vivir nuestro carisma y para trabajar juntos en la formación de los capuchinos chilenos.

Para vivir el carisma capuchino, según la idiosincrasia chilena, y así cooperar con la iglesia local en el Campo de la evangelización en fidelidad a nuestra espiritualidad. Desde entonces, todos los hermanos que vivimos en el país formamos la provincia Capuchina de Chile, llamada San Francisco de Asís.

NUESTRA MISIÓN EN CHILE

La Iglesia nos ha encomendado el cuidado pastoral de varias parroquias. Cuantitativamente es el trabajo evangelizador más importante que realizamos.

Hay hermanos que viven en conventos, dedicados a acoger, escuchar y ayudar a las personas que acuden a él. Muchos se acercan a celebrar el sacramento de la reconciliación. Dos hermanos trabajan apoyando los talleres de oración y vida, fundados por nuestro hermano Ignacio Larrañaga. Una de las misiones más típicas de los Capuchinos a lo largo de la historia ha sido enseñar a orar y orar con el pueblo sencillo.

Como ves, existe una amplia gama de servicios, e incluso estilos de vida; desde el convento tradicional hasta la casa pequeña, como la de los vecinos. Unos hermanos subrayan más la vida de oración, otros la preocupación social, otros el ministerio parroquial renovado… Entre todos los Capuchinos que vivimos en Chile formamos así, el Capuchino perfecto.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone


8 respuestas a “Hermanos Capuchinos: Presencia en Chile”

  1. juan de dios leon dice:

    Un saludo y pronta recuperacion
    al P. Manuel
    hoy le visite

  2. SALUDO CORDIAL dice:

    QUISIERA CONOCER LA ORDEN SALUDO FRATERNO DE PAZ Y BIEN

  3. paz y bien para mis hermanos en la fe de un amigo de conce.
    que nuestro padre francisco los ayude en su mision.
    gracias por ser udtes.

  4. P.manuel sanchez fuentes dice:

    Un cariñoso saludo de la sra.Raquel Caroca Moran y de sofia.Esperemos se encuentre bien de salud.

  5. leonardo vivanco olivares dice:

    Un sasludo cordial en cristo,y quisiera conocer la orden un poco mas

  6. Sergio Antonio Quiroz Rojas dice:

    Estoy regresando a la Iglesia y quiero aprender a orar y orar….
    Estudié en el colegio San Antonio de la calle Santo Domingo atras de la Iglesia.. Tengo recuerdos valiosos y emocionantes.
    Trabajo en Talca y me gustaría acercarme a los padres Capuchinos.
    Un gran abrazo

  7. Gaston Contreras dice:

    Un fraternal saludo al Hno. Omar a quien conocí en San José de la Mariquina cuando era Seminarista en el año 1978.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *