FORMACIÓN CAPUCHINA

tau

JORNADAS ABIERTAS:
Es la primera instancia de acercamiento a nuestra Pastoral Vocacional, donde se crea el ambiente para que el joven se plantee sus búsquedas y se proponga la vida religiosa capuchina como una opción clara.Para que un joven pueda asistir a una jornada, es necesario primordialmente, tener un contacto con un fraile. No se invitan a jóvenes directamente de correos electrónicos o por terceros. El fraile encargado es el que invitará personalmente al joven, previo diálogo.

PROCESO DE DISCERNIMIENTO:
Su objetivo es proporcionarle al joven los elementos básicos para que pueda hacer un proceso de discernimiento, a través de la reflexión personal de cada ficha formativa (que se entrega una vez iniciados los encuentros con el fraile), del diálogo con el acompañante y de las jornadas. Es una proyección más a largo plazo. El telón de fondo que orienta este acompañamiento es el proceso de conversión que vivió san Francisco de asís. El tiempo máximo que puede durar esta etapa es de dos años.

PROCESO DE ASPIRANTADO:
En esta etapa al joven aspirante se le proporcionan las condiciones adecuadas para hacer un camino de discernimiento vocacional. Es además un espacio para conocer al joven aspirante y que se introduzca, por medio de la experiencia, en nuestra forma de vida. El tiempo mínimo es de un año.

POSTULANTADO PRIMER AÑO:
Es la primera etapa de formación, el objetivo de esta etapa es que el hermano llegue a “Purificar la opción y vivir en la verdad” de modo a que pueda ver con claridad la voluntad de Dios y llegar a un conocimiento profundo de sí mismo.
Durante este año se profundiza la vivencia cristiana (oración, sacramentos, liturgia), se introduce a los hermanos en el trabajo minoritico, se tiene una experiencia apostólica en la catequesis y misiones y se ponen los fundamentos de la vida fraterna.

POSTULANTADO SEGUNDO AÑO:
Los hermanos llegan a este año después de haber orado y pensado su decisión, con la expectativa de fortalecer su vocación, dar un sí más firme.
En esta etapa se da la oportunidad al hermano de decidir, cuestionarse y tomar la iniciativa para cambiar. El acompañamiento es constante y su misión es la de ayudar al postulante a dar el paso de fe.
El objetivo de esta etapa es: “Crecer como hermanos en la fraternidad y en la amistad con Jesucristo en la oración y el Silencio”.

NOVICIADO:
Llamado también el año de la prueba, es el año en que el candidato hace su entrada oficial en la orden.
Es un año determinante que tiene como objetivo que el novicio tener una fuerte experiencia de Dios y una fuerte experiencia de la fraternidad.
Por este motivo la vida de oración y la vida fraterna son los ejes fundamentales, los hermanos van vislumbrando así el futuro de su vida consagrada.
Terminado el año canónico del noviciado se emite la profesión temporal que se hace por un año y se va renovando cada año hasta que se hace la profesión perpetua.

POSTNOVICIADO:
Es la etapa de consolidación del hermano capuchino y de preparación para la misión.
La experiencia del postnoviciado fragua los valores aprendidos en los primeros años de modo que aparezca el hermano menor.
El objetivo de esta etapa es: “Vivir a plenitud mi consagración en la fidelidad de cada día” y las estrategias para alcanzar el objetivo son:

  • Una intensa vida de oración, fraternidad y vida minorítica.
  • La preparación para la misión con estudios de filosofía y teología.
  • El trabajo pastoral con la atención a los grupos y movimientos de la parroquia.
  • La experiencia misionera y de contacto con los pobres.

Al finalizar la etapa del postnoviciado, los hermanos realizan su alianza definitiva con el Señor por medio de la Profesión Perpetua.

Si tienes inquietudes vocacionales o estás animado en conocer nuestra espiritualidad, no dudes en escribirnos al correo: vocacional@capuchinos.cl , en la página de facebook “Hermano Capuchino” o contacta a los hermanos de la fraternidad más cercana.

ORACIÓN POR LAS VOCACIONES

Padre Bondadoso,
Tu haz regalo muchos carismas
al servicio de tu Iglesia.
Mira con bondad a tus hijos
los Hermanos Menores Capuchinos.
Renueva en ellos la fidelidad,
al seguimiento de tu Hijo.

Que la fuerza de  tu Espíritu Santo,
haga brotar el don de la vocación evangélica
en los jóvenes hoy,
para que te sirvan como consagrados
en este estilo de vida
fraterno y menor.

Que Santa María de los Ángeles
ruegue por todos nosotros,
y, junto a Clara y Francisco,
Te tributamos la gloria y el honor.
Por todos los siglos de los siglos.
Amén.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone